Por segundo año consecutivo, la Región de Murcia ha sido protagonista de la Murcia Non Stop Madrid Murcia. La comunidad autónoma ha acogido tres estaciones de hidratación, más de 200 kilómetros y un final que es ya icónico en la plaza de la catedral de Murcia.

La carrera no habría sido posible sin la colaboración del gobierno autonómico y, más concretamente, del Instituto de Turismo de la Región de Murcia (ITREM). Este organismo busca mostrar todas las facetas turísticas que tiene el territorio y dar a conocer todos los tesoros que esconde. Uno de ellos es el de la práctica de la bicicleta. Por su clima, su orografía y sus gentes, la Región de Murcia es un destino paradisiaco para los ciclistas aficionados que quieran recorrer sus kilómetros de costa e interior.

De la apuesta por el ciclismo y de la importancia del paso de los más de 400 participantes de la Murcia Non Stop Madrid Murcia bien sabe Juan Francisco Martínez Carrasco, director del ITREM. Desgrana todos los puntos clave de la apuesta por la movilidad sostenible y la oferta de turismo verde por parte de la Región.

Acaba de terminar la segunda edición de la Murcia Non Stop Madrid Murcia. ¿Qué valoración hace del evento?

Si en un principio las expectativas eran buenas, los resultados han sido aún mejores.

No hemos tenido ninguna incidencia de relevancia y la organización ha sido óptima, con 160 equipos y más de 400 participantes rodando, una proyección mediática que ha reforzado la imagen de la Región como destino turístico y deportivo de referencia y una repercusión en comercios y hoteles muy positiva.

Admito que viendo el interés que ha suscitado esta prueba reina de MTB y las emociones que despierta tanto en participantes como en espectadores, podemos afirmar que ya estamos con la mente puesta en preparar la próxima edición.

Hemos visto cómo la capital se volcaba con la llegada de los corredores. Qué imagen tan icónica esa del pelotón llegando a la catedral, ¿verdad?

Se trata del mejor broche final y de una “foto finish” con una carga simbólica difícil de igualar y capaz de vincular de forma instantánea a todos los amantes del deporte y de la bicicleta con la Región de Murcia y con su afición.

No nos olvidamos tampoco de Yecla, Cieza y Caravaca de la Cruz, estaciones de hidratación. Parece que la Región de Murcia se vuelca con el ciclismo.

La Región de Murcia está encaminada hacia un modelo turístico basado en la sostenibilidad. Por ello ha decidido potenciar el turismo de naturaleza y activo, situando el cicloturismo como producto estrella de todo este portafolio en todo su territorio. Y es que esta actividad vinculada al deporte, a la naturaleza y a la cultura, que se puede disfrutar al aire libre, de forma segura y alejada de masificaciones, supone un potente atractor para visitantes tanto nacionales como internacionales.

Hemos visto una generación de ciclistas murcianos en la máxima élite y una presencia cada vez más importante de marchas y carreras en la Región de Murcia. ¿Es esta una apuesta del gobierno autonómico?

Sin duda, y es que hace tiempo que quedó evidenciado que el cicloturismo es un producto turístico que ayuda a reducirla estacionalidad, mejora la competitividad de la planta alojativa, ayuda a prolongar la temporada turística, reduce el impacto medioambiental de los viajes y lleva a los visitantes a zonas menos visitadas.

Por todo ello, una de las líneas de trabajo recogidas por el Plan Estratégico de Turismo de la Comunidad 2022-2032 consiste en potenciar la Región como destino idóneo para la práctica de esta actividad.

¿Qué diría que ofrece la Región de Murcia a los que se acercan para probar algunas rutas cicloturistas?

La gran diversidad de localizaciones y las excelentes condiciones para la práctica de actividades en la Región, su clima y los encantos de sus espacios naturales y sus tradiciones, alojamientos con infraestructuras adaptadas para ciclistas, así como una oferta gastronómica y complementaria casi inagotable.

En el catálogo de posibilidades que acoge la Región, destaca el tramo de EuroVelo 8 – Ruta Mediterránea (217 kilómetros) en la Costa Cálida, las rutas Espuroad (240 kilómetros) y Espubike (146 kilómetros) en el Parque Regional de Sierra Espuña; 100 rutas cicloturistas recogidas en el portal ‘Cycling friendly’, y la red regional de Vías Verdes, que suma 175 kilómetros en un entramado que incluye la Vía Verde del Noroeste, la del Campo de Cartagena, la de Mazarrón, la del embarcadero de El Hornillo en Águilas, la de Almendricos, la del Chicharra Cieza y la del Chicharra Yecla.

Por último, si quiere mandar algún mensaje a las personas que estuvieron del día 16 al 18 rodando con la Non Stop Madrid Murcia.

En primer lugar, me gustaría darles la enhorabuena por haber participado en esta aventura única y haber superado el espectacular reto que propone cruzar medio país en bicicleta de día y de noche en un recorrido sin escalas. Todo ello demuestra que son auténticos amantes de la bicicleta y de este deporte.

También querría destacar el hecho de que esta aventura tiene la línea de meta en una de las regiones más hospitalarias del país, la Región de Murcia.

Por ello, no puedo más que invitar a los participantes y a sus acompañantes a, una vez terminada la prueba, disfrutar con calma de la Región, a descubrir lo mucho que tiene por ofrecer, desde su gastronomía, a su cultura, playas, propuestas náuticas y activas, entornos naturales o todas sus posibilidades de ocio y bienestar.

Cualquier plan les sorprenderá gratamente. Porque esta es una Región en la que hay de todo y para todos.

Deja un comentario