Abandonamos por primera vez la Comunidad de Madrid, rumbo a nuestra meta final, en Murcia. Inmersos ya en plena Castilla-la Mancha, la primera provincia que conoceremos será Cuenca y, dentro de Cuenca, el pequeño municipio de Villarejo – Periesteban.

El propio nombre ya nos da una pista, Villarejo, o villa pequeña, es un pueblo conquense que cuenta con una población que roza los 400 habitantes. Sin embargo, su pasión e implicación con la Murcia Non Stop Madrid Murcia es la misma que tendría cualquiera de las otras seis Estaciones de Hidratación de la prueba.

A nivel turístico, Villarejo – Periesteban cuenta, eso sí, con un patrimonio propio que los participantes podrán disfrutar de primera mano. Seguramente, el más destacado de ellos sea su iglesia parroquial. De estilo románico, se alza imponente entre el resto de edificios de esta localidad conquense.

Pero el pueblo villarejeño tiene mucho más que aportar, también, por ejemplo, a nivel gastronómico. Con un Museo del Queso, el municipio apuesta verdaderamente por este producto, tan típico de La Mancha, y que es reconocido en todo el mundo por su calidad y sabor intenso.

Un pequeño alto en el camino para reponer fuerzas y rehacer equipos, pero que ya implicará un cambio de paisaje. Avanzamos en la evocadora llanura manchega. Un panorama que nos acompañará aún durante muchos kilómetros y dos Estaciones de Hidratación más: El Picazo, sin salir de la provincia de Cuenca, y Mahora, entrando en la provincia de Albacete.

Deja un comentario