Antes de que la Murcia Non Stop Madrid Murcia se adentre en la provincia de Albacete, seguiremos conociendo la provincia de Cuenca, con una etapa íntegra en territorio conquense: Villarejo-Periesteban – El Picazo. La estación de hidratación de El Picazo permitirá descansar tras 79 kilómetros de recorrido.

Este pequeño municipio, de origen incierto, tiene vestigios que se remontan hasta el Imperio Romano. De aquella época quedan aún restos como su puente romano o recuerdos de vías que unían diferentes territorios cercanos al río Júcar.

Un patrimonio histórico que cuenta con muchas formas de apoyo y preservación, entre ellos el Museo de la Palabra. Este centro busca conservar y difundir las tradiciones picaceñas a través del testimonio de sus propios habitantes. Desde formas de vida, gastronomía o cultura, todos los ámbitos del día a día de los vecinos tienen cabida en este museo.

A nivel arquitectónico, los participantes en la Murcia Non Stop Madrid Murcia podrán conocer la iglesia de El Picazo. No escapará a la vista de nadie, por su privilegiada situación, elevada sobre el resto de edificaciones del pueblo. Este centro de culto data del siglo XVI y sus diferentes tallas y detalles dan un valor único a su decoración.

El pelotón podrá descansar sus piernas en El Picazo y, quizás, refrescar sus piernas en un río Júcar que no les abandonará en los próximos kilómetros.

Imagen: ©Manel

Deja un comentario